Apuesta Rafaela Luft por conservación profesional del arte popular

La directora general del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), Rafaela Luft Dávalos aseguró esta tarde que su apuesta va porque el arte popular no es desechable y sí digno de toda la atención de los restauradores. “En ese acento, deseo ser pionera”.

En entrevista con Notimex la especialista se preguntó: “¿Por qué sólo conservar el arte culto?” y ella misma respondió con un sustento crítico: “Los testimonios de todas las culturas están vinculados a su arte popular; el arte culterano o de académica siempre ha estado reservado para las élites”.

Luft Dávalos recordó que en todos los hogares siempre existe al menos una pieza de arte popular, quizá, por ser el más asequible a la población y en ese sentido, elevó la voz para señalar que “el arte popular ha sido ninguneado”, hecho que ella se dispone a erradicar.

Mencionó que el énfasis de su actividad profesional y su alta preocupación personal, “es darle oportunidad a lo que verdaderamente es cotidiano y que tiene qué ver con la cultura del pueblo, más que con la de las élites”. Luego recordó que los artesanos, aun lo ya formados, insisten en perfeccionarse.

Por eso, dijo, el Fonart se vio en la necesidad de dividir en dos categorías el Concurso Nacional de Arte Popular. Primero era para todos los artesanos, sin distingos de ninguna especie, pero con el tiempo, se debió crear el rubro para “Grandes maestros, leyendas vivientes”, donde compiten los grandes.

Dijo que el certamen convoca a participar en 19 ramas divididas en 46 subramas. En ese sentido, los maestros artesanos se sujetan a ellas y utilizan los mismos materiales de aquellos que no son grandes maestros, pero realizan obras con intervenciones distintas, como la familia Soteno, de Metepec.

“Esa familia del Estado de México está presente con sus obras en la Galería Británica, y tiene sus árboles de la vida puestos en numerosos países del mundo y, sin embargo, participan contentos por el premio de Arte Popular año con año. Por eso, deseo que se entienda que hay un México diferente”.

Dijo que se trata de un México productor de obras de arte popular, que también merecen ser conservados porque en su entraña hablan de la historia y la cotidianidad de los pueblos que integran la nación. “Personalmente me atrae la restauración de papel y hoy, impulso esa tarea desde el Fonart.

Un precepto que aprendió cuando estudiante fue que más vale conservar que restaurar. “Había una diferencia entre la parte académica y teórica sobre qué significa conservación: Un mantenimiento especializado, y eso es lo que hacemos con las colecciones de arte popular”, abundó.

Dijo que en México poco existe la conservación de arte popular, debido a que los especialistas están más vinculados a las actividades académicas, y ligados con coleccionistas y museos. “Mi intensión es hacer que los conservadores vean hacia el arte popular”, señaló convencida.

Rafaela Luft Dávalos fue invitada para ofrecer la plática “El arte popular”, esta misma tarde, en el auditorio de la Escuela Nacional de Conservación y Restauración, de donde ella es egresada. En ese contexto, y en tanto debía subir al podio, comentó a Notimex sobre su formación ética y profesional.

“Soy egresada de esta institución, pero tengo un antecedente histórico muy importante en mi vida: Mi madre fue la directora del primer Museo de Arte Popular de México, donde aprendí a caminar, a hablar y a apreciar el arte popular. Esa es una de mis cajas de herramientas; la otra, es la academia”.

Fuente: Notimex

Leave a Reply