Artesanos, herederos del pasado de México

  • De las colecciones de la asociación Populart se nutre la muestra México y el arte popular, un camino mágico, albergada por el MAP, en la cual se ofrece una visión estética de las artesanías.

En el Museo Nacional de Antropología existe una sala de etnología donde se presenta al arte popular desde esa visión científica. El Museo Nacional de Culturas Populares ofrece un acercamiento histórico, antropológico y hasta sociológico de dichas creaciones, mientras que el de Arte Popular tiene como tarea principal mostrar a las artesanías desde una perspectiva estética.

Se busca, explica Walter Boesterly, director del Museo de Arte Popular (MAP), “darle un reconocimiento al artesano, que por lo general se mantiene en el anonimato: muy poca gente firma sus piezas, por lo tanto sabemos que es de Oaxaca o de Michoacán, pero no de cuál región ni quién la realizó.”

Con el objetivo de mostrar al arte popular mexicano a partir de sus características estéticas, se inaugura la exposición México y el arte popular, un camino mágico, en la cual, a través de por lo menos 150 piezas, se pretende reflejar “la maestría alcanzada por los artesanos mexicanos”.

“Un árbol de la vida al lado de joyas, de un petate de Michoacán o de una pieza de Ocumicho no va a tener un marco referencial, pero si presentas varios te vas a dar cuenta que hay percepciones diferentes de los artesanos: uno se fija más en ciertos detalles, le pone más color o desarrolla la pieza más anatómicamente.”

A través de estas piezas se trata de demostrar que cada una de “las manos mágicas” de las diferentes partes de la república tienen un nombre, una manera de trabajar y conforman un rostro diferente para cada una de las zonas geográficas del país.

Las obras de la exposición forman parte de la colección de la asociación civil Populart, creada en 1989 por coleccionistas e investigadores como Cristina Payán, Tonatiuh Gutiérrez, Esther Echeverría, Sol Rubín de la Borbolla o Teresa Pomar, entre otros. La agrupación entregó en comodato las piezas al MAP para que formen parte de su acervo.

“Está en comodato por parte de Populart y vamos a encontrar una lectura diferente, porque quien conformó la colección no es quien la curó. Ellos mismos se sorprenden, lo que nos da la posibilidad de ofrecerle al público que vea la artesanía mexicana de una forma distinta”, explica Boesterly.

Una riqueza compartida

Prejuicios, problemas económicos, aislamiento, son algunas de las razones por las que los artesanos no han alcanzado la denominación de artistas. Esto comienza desde la sociedad, pues no se valora su trabajo: si una pieza se rompe, se tira a la basura, en lugar de restaurarla.

El director del MAP explica que hay que tomar en cuenta que los artesanos, en particular quienes han vivido en zonas rurales, han contribuido a conservar, mantener y traducir las tradiciones y la cosmogonía prehispánica hasta nuestros días. “De no haber sido por ellos, no tendríamos la riqueza que tenemos en el arte popular. Los mexicanos tenemos la suerte de vivir en un territorio plagado de manos mágicas y ellos han sido quienes han conservado las tradiciones, nos han permitido conocerlas y han atendido este patrimonio inmaterial. Gracias a ellos tenemos un rostro.

“No es a través de nuestros políticos que tenemos un rostro en el extranjero, ni de los deportistas o de la industria, sino de la cultura. La cultura es el único elemento que nos ha permitido darnos un tête-à-tête con cualquier cultura en el mundo entero.”

¿Por qué las autoridades no se fijan en la cultura y es a la que le aplican los presupuestos más bajos?, se pregunta Walter Boesterly, aunque advierte que se trata de un problema de la sociedad en general. Las autoridades “no hemos hecho nuestro trabajo como debiéramos”.

México y el Arte Popular, un camino mágico se inaugura hoy a las 12:00 horas en el Museo de Arte Popular (Revillagigedo esquina con Independencia, Centro Histórico).

Romper la barrera entre artesano y artista

Entre ambos creadores se construyó una barrera que parece infranqueable, sobre todo porque no se les ha brindado la oportunidad de trabajar en forma conjunta, en la que uno aprenda del otro y viceversa. En el Museo de Arte Popular se proyecta una exposición con el título provisional Arte-Sano entre artistas, a través de la cual se buscará traspasar las fronteras entre artista y artesano, porque “no es justo que no se le dé nombre propio a las creaciones de muchos de ellos”.

“La muestra, que no pretende descubrir el hilo negro, busca generar y fomentar la creación entre ambas partes, al tiempo de cumplir, como museo, un compromiso con la sociedad, sobre todo porque tenemos artesanos que elaboran piezas tan especiales que prácticamente son obras de arte”, especifica Walter Boesterly, director del MAP. La exposición se planea para finales de noviembre y estará hasta abril de 2010.

Fuente: Milenio/Jesús Alejo

Leave a Reply