El Vochol de gira en Europa y Estados Unidos

Sale al mundo

Aspecto del Volkswagen sedán 1999 convertido en pieza de arte por artesanos de la comunidad wirrárika. ESPECIAL

  • El Vochol de los huicholes para el mundo

Con el libro El Vochol: Del arte popular al arte contemporáneo, el proyecto hará un tour por Europa y Estados Unidos

GUADALAJARA, JALISCO (20/DIC/2011).- Después de dos visitas recientes a su natal Guadalajara –una en octubre para los Juegos Panamericanos y la otra en días pasados con motivo de la Feria Internacional del Libro-, el Vochol arranca una travesía itineraria que lo llevará por Europa y Estados Unidos. Y para ello, le ha sido producido un libro que hará las veces de tarjeta de presentación y servirá también como herramienta de procuración de fondos para la institución que lo maneja.

Bajo el título de El Vochol: Del arte popular al arte contemporáneo, esta publicación “surge como complemento de la idea de una promotora, Marie Thérèse Hermand de Arango (presidenta fundadora del Museo de Arte Popular), de recubrir un Volkswagen Sedan con arte popular huichol, al que posteriormente llamamos Vochol por la palabra vocho –como por tanto tiempo se le llamó cariñosamente en México al VW- y de huichol, que es la forma en que comúnmente se identifica a este grupo étnico que son los wirrárika y que por tantos años han hecho este tipo de arte en el país”, informa Alejandro Elizalde, miembro del patronato del Museo y responsable de la edición.

En la elaboración de la pieza participaron ocho personas, integrantes de las familias Bautista, de Jalisco y Ortíz, de Nayarit, como Francisco Bautista, Kena Bautista y Álvaro Ortíz. Y fue al final del proceso de gestión y producción de este objeto artístico que  Elizalde, impulsor del Vochol desde el momento de la concepción del proyecto y patrocinador para la compra de los 90 kilos de chaquira de cristal europea con que está recubierto, hizo conciencia de que la historia había de documentarse.

Así, es en el momento en que todas las aportaciones materiales y económicas se habían logrado por parte de los gobiernos de Jalisco y Nayarit, y el trabajo artístico de los miembros de la comunidad wirrárika, que “me di cuenta que se tenía que escribir, si no, todo iba a quedar olvidado en el transcurso de los tiempos”, dice.

Entonces, una vez propuesto al consejo del Vochol, el cual está compuesto por el Patronato y la Asociación de Amigos del MAP A.C., y una vez aprobado, Elizalde se dio a la tarea de hacer una estructura editorial que trascendiera la belleza de las fotografías y del arte huichol, y aportara una explicación de cómo “un VW Sedán pasa a ser un Vochol”. Es así como desde la perspectiva del editor surge el libro que “me parece tenía que llevar en el mismo título la connotación de lo que es y de lo que pretende ser” esta pieza artística.

Arte popular, arte contemporáneo
Producir un documento en el que con textos de diversas plumas y fotografías en detalle (Bernardo de Niz y Michel Amado Carpio)  –tanto del objeto como de los lugares donde viven y se inspiran los wirrárikas- se dimensione al Vochol como un objeto inserto en el ámbito del arte universal y lo contemporáneo desde su plataforma popular, fue el objetivo. Por ello, alternadas entre las letras de personalidades del MAP; Consuelo Saízar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; Jorge Arturo Chamorro Escalante, antropólogo y etnomusicólogo; y el lingüista José Luis Iturrioz Leza, entre otros, aparecen poesías de Angélica Ortiz López y Gabriel Pacheco que conducen al lector a la cosmogonía huichola. Y desde tal imaginario, se simplifica la lectura de este inesperado objeto artístico que es un sincretismo cultural contemporáneo. Es, pues, “una pieza de indiscutible belleza y creatividad que ha sorprendido a propios y a extraños, y que (…) nos permite volar y soñar en mundos tan nuestros como los planteados por Lewis Carroll y André Breton”, dice en su texto Walther Boelsterly Urrutia, director del MAP.

El libro, logrado con el apoyo de la participación de empresas patrocinadoras y con un tiraje de mil ediciones, será “entregado en donación absoluta a la Asociación de Amigos del MAP para que todo lo que se recabe de su venta sea entregado al mismo MAP, y por lo tanto, para el fomento y la dignificación del arte popular mexicano”, explica Elizalde. En tanto que a manera de tarjeta de presentación, acompañará al Vochol que hoy día ya es “una pieza que en cualquier lugar que se presente es admirada”.

Su primera parada será en el Museo de Arte de San Diego, California, donde estará del 12 de enero hasta finales de marzo. De ahí se irá al Instituto Smithsoniano de Washington, “gracias al magnífico trabajo de nuestro embajador en la Unión Americana, Arturo Sarukhan”, escribe la señora Hermand de Arango. En ese prestigiado recinto cultural, estará expuesto del 30 de marzo al último día de abril. Su ruta por los Estados Unidos continuará en Houston, Texas, donde participará en el Orange Show Art Car Parade, en mayo. Para mediados de 2012, el Vochol cruzará el Atlántico dentro de su contenedor acondicionado rumbo a París para visitar el Museo du Quai Branly donde está programado para mostrarse del 1 de octubre al 2 de diciembre y enseguida seguirá por ciudades como Berlín, Madrid y Londres, con fechas aún por confirmar. “Prácticamente tiene todo su itinerario hasta 2013”, informa el editor del libro.

Y mientras que los efectos del Vochol ya se muestran, como lo fue a través la pieza del Rosafest realizada también en chaquira huichola que estuvo colocada en la avenida Chapultepec durante los Juegos Panamericanos, el imaginario de estos artesanos se expande. “Esto es algo de lo más rico que se está viviendo –comenta Elizalde sin evitar una sonrisa-, porque la pretensión (del Vochol) no es solamente obtener recursos para el MAP sino obviamente generar un impulso en cuanto a que el arte popular de México encuentre dimensiones más allá de las que ha venido teniendo en el pasado, y una forma para que los artesanos se den cuenta que pueden transitar y alcanzar dimensiones en el arte universal”.

Ana Guerrerosantos

PARA SABER
¿Y de quién será el Vochol?

* Hoy día los papeles del Vochol, “porque antes que otra cosa es un automóvil VW Sedán modelo 1999”, están a nombre de la Asociación de Amigos del MAP, A.C. “Ellos, que son los dueños de la pieza artística, son los que van a promoverla y tomarán la decisión de subastarlo para que se quede en algún museo o con algún coleccionista”, informa Alejandro Elizalde.

* Sin un valor monetario aún ya que “es único en el mundo y está siendo objeto del interés de muchas instituciones, entre otras el MOMA de Nueva York que está haciendo estudios referenciales sobre él”, al momento de su venta el monto cobrado por el Vochol será íntegramente otorgado al Museo de Arte Popular para la continuidad de sus actividades.

Fuente: El Informador / Ana Guerrerosantos

Leave a Reply