Llegan artesanos de ocho estados a la Feria de Alfarería en Iztapalapa

Un total de 450 alfareros de Puebla, Michoacán, Estado de Mexico, Morelos, Hidalgo, Oaxaca, Guanajuato, Chiapas y la Ciudad de México participan en la Feria de Alfarería, que a partir de hoy se realiza en la Delegación Iztapalapa.

En las explanadas de la Sala Quetzalcóatl y el edificio delegacional de Iztapalapa, se venderán hasta el 25 de abril diversas piezas elaboradas con materiales, como el barro y la cerámica, cuyas formas referencian al arte popular mexicano, como las clásicas tazas, macetas, cristos, cazuelas, hoyas, huipiles, sombreros y huaraches.

Provenientes de diferentes comunidades, los artesanos aprovechan la Representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, organizada por la Delegación Iztapalapa, para ofertar a los visitantes la calidad de sus trabajos.

Así lo manifestaron los alfareros José Manuel Ceja y José Gabino Rodríguez Morales, quienes argumentaron que la importancia de esta festividad radica “en que los alfareros y las artesanías de México pueden trascender a nivel mundial, a través de la mirada turística y cultural que durante esos días atrae Iztapalapa”.

Para Rodríguez, la celebración de la Semana Santa sigue siendo “una de las pocas ferias del Distrito Federal donde se encuentran productos de varias partes de la República. Por eso esperamos que siga la tradición, que no la dejen morir, que no la saquen a las orillas de Iztapalapa, para que se siga conservando la raíz de los alfareros”.

La Feria de Alfarería, que da empleo directo a 450 familias, y a seis mil personas de forma indirecta, se realiza desde que inició en Iztapalapa la representación de la crucifixión de Cristo en 1843, en donde los artesanos intercambiaban sus creaciones por otros productos, como semillas o animales.

Así se mantuvieron hasta 1860, año en que Benito Juárez visitó Iztapalapa, de ese año a 1955 los alfareros se colocaron frente al Santuario del Señor de la Cuevita.

De 1955 a 1970 se instalaron en Jardín Cuitláhuac. La feria fue trasladada en 1970 a las faldas del Cerro de la Estrella, pero las ventas bajaron notoriamente, por lo que en 1975 los alfareros se instalaron en torno a la Sala Quetzalcóatl.

Fuente: Notimex

Leave a Reply