Patrocinadores

Enlaces

Relega indígena tzotzil venta de artesanía para festejar a su madre

Aunque para Rosa las vacaciones son una utopía, ella siente alegría cuando el calendario contempla un “puente”, pues eso significa que miles de visitantes, compradores potenciales de la artesanía que toda su familia produce en casa, vendrán a esta ciudad.

Sin embargo, Rosa Méndez López no vendrá este fin de semana a Jovel (nombre conque los indígenas tzotziles conocen a esta ciudad), pues se quedará en casa en su natal Zinacantán para celebrar a su anciana madre que aún tiene la fortaleza para producir textiles bordados de muchos colores que son del agrado de los visitantes de San Cristóbal.

“No voy a venir porque vamos hacer la fiesta en mi casa con mis hermanos para mi mamá”, dice Rosa al explicar días atrás que acompañada de su pequeña hija Laura Leticia, viene todos los días desde Zinacantán para ofrecer sus artesanías a los visitantes.

Confundida con los cientos de indígenas, mujeres y niños, que todos los días ofrecen personalmente su artesanía a los paseantes, Rosa dijo experimentar gran gusto vendiendo los textiles que teje con sus propias manos, porque con ello también da a conocer la cultura que su etnia ha procurado conservar desde hace muchos años.

“Tejemos las flores en colores, porque en Zinacantán siempre ha habido mucha flor y también son como la alegría con que debemos vivir” dijo la mujer, entrevistada por Notimex con motivo del Día de la Madre.

Sobre esta alegría que transforma en artesanía, Rosa recuerda que el 30 de agosto, día en que la Iglesia católica celebra a Santa Rosa de Lima, viste sus atuendos de gala, que además de tener muchas flores de colores, están punteados con hilos brillantes, pues ese día es el de su cumpleaños.

Madre también de cuatro hijos, Rosa es consciente de la educación que ellos deben recibir y dice que a la pequeña Laura Leticia, al igual que a sus otros hermanitos, los ha mandado desde pequeños a la escuela para que aprendan a leer y escribir.

“Esta niña dice que no sabe leer, pero ya está en segundo (grado) y bien que hace su tarea”, dice orgullosa al agregar que sus demás pequeños sí ya saben leer, e incluso el mayor entra a la secundaria el próximo año.

Orgullosa de su actividad y de su cultura, Rosa, con alegría en el rostro, dijo que su municipio sí celebra el Día de la Madre y además para ella también es motivo de alegría ya que está invitada al festival que en la primaria han preparado los maestros y el comité de la educación.

“A lo mejor sí me van a dar un regalo, pero lo que más me gusta es que vamos estar con mi mamá y mis hijitos”, concluye la indígena quien este fin de semana, mientras prepara el festejo para la matriarca de la familia, relega su venta de artesanía con la que contribuye, como muchas autóctonas, al sostenimiento de su familia.

1 comment to Relega indígena tzotzil venta de artesanía para festejar a su madre

Leave a Reply