Hacen pasarela trajes del Ballet Folklórico de Amalia Hernández

Más de 100 trajes típicos de la colección del diseñador Ramón Valdiosera, pertenecientes al Ballet Folklórico de Amalia Hernández, fueron modelados hoy por personas allegadas al Museo de Arte Popular (MAP), de esta ciudad, en una colorida pasarela a beneficio de la Asociación de Amigos de este recinto.

La realización de esta actividad, denominada Presencia de Amalia Hernández y Ramón Valdosiera en el MAP, fue posible gracias a la valiosa colaboración de la referida agrupación de baile, bajo la dirección general de Salvador López, con el apoyo de Marco Antonio Silva y Jade Quiñones.

Los colores, la textura y los detalles impresos en cada fibra de las prendas denotan las diferentes emociones que se quieren transmitir, siendo así el estandarte de fiestas, bailes, creencias y de los mismos quehaceres de la vida cotidiana mexicana.

La Asociación de Amigos del Museo de Arte Popular (AAMAP), en su tarea por preservar las raíces y alentar a los artesanos del país, reunió una espectacular muestra de más de 100 trajes y vestidos, usados por el ballet que Amalia Hernández llevó a todo el mundo.

La identidad nacional es un concepto que cobró mayor fuerza después de la Revolución de 1910, hace precisamente un siglo, época en la que un sinnúmero de intelectuales y artistas saltaron a luz pública para irrumpir en el pensamiento y en la forma de vida de los mexicanos.

En la moda, fue el diseñador veracruzano Ramón Valdiosera, nacido en 1918, quien destacó por su nacionalismo al tener como su mejor modelo la esencia misma y las costumbres de su país.

La simbología de sus diseños conservan características indígenas y campesinas nunca antes vistas.

Su trabajo está lleno de colores y materiales nacionales, en el utilizan tejidos fabricados en telares indígenas y respetan la pigmentación bugambilia que le dio fama en las mejores pasarelas extranjeras, tonalidad que desde los años 60 se ganó el término de Mexican Pink (rosa mexicano).

Como antropólogo, arqueólogo, diseñador, coleccionista, director fílmico, escritor e historietista, a punto de cumplir 92 años de edad, Valdiosera tiene el conocimiento suficiente para retratar a la sociedad mexicana y bordarla o estamparla en toda su vestimenta.

A él se debe la confección de trajes típicos regionales de los estados de Tabasco, Aguascalientes, Quintana Roo, Nuevo León, California y San Luis Potosí.

México tiene una biodiversidad única, la cual ocupa el tercer lugar a nivel mundial, lo que permite ser una fuente vasta en recursos naturales que los artesanos de este país han sabido aprovechar en sus diferentes creaciones.

Sin duda, los textiles son parte de su gran obra, pues sobresalen internacionalmente por su originalidad y gran belleza.

La conexión que forma la indumentaria con la danza da un resultado que deleita a la vista y encanta al alma. El ropaje es imprescindible, pues éste funge como marco perfecto para cada movimiento corporal.

El baile, como forma de expresión de la sensibilidad humana, es una de las manifestaciones estéticas de mayor arraigo y antigüedad en México.

El elenco de la creación dancística de este siglo incluye de manera relevante el nombre de Amalia Hernández (1917-2000).

Ella se inspira en las esencias del folclor mexicano, las recrea con diversas técnicas de la danza clásica y moderna; después las transporta al escenario a manera de espectáculo, con sorprendentes resultados.

Creado hace más de 50 años, este grupo ha representado a México en los más importantes escenarios nacionales e internacionales, con lo que ha acercado al público a las costumbres nacionales, y los sensibiliza y motiva a adentrarse en la cultura mexicana.

De cada latido se componen sones, jarabes, comparsas o danzones; nacen nuevos pasos y junto con ellos la magia de expresar a través de la danza los sentimientos humanos, a decir de los expertos.

El sortilegio en ellos no va solo, lo acompañan otros elementos, como la música y la escenografía; sin embargo, aquel que plasma con gran fidelidad el mensaje en cada baile es el vestuario; es éste el que le da identidad, tanto a él como a su región.

Para ello, Amalia Hernández puso todo el cuidado necesario en cada detalle, al rodearse de especialistas como cantantes, compositores, músicos, técnicos y, por su puesto, diseñadores de vestuario, lo cual dio por resultado el exitoso Ballet Folklórico que lleva su nombre, y que a la fecha realiza temporadas en el Palacio de Bellas Artes, de la Ciudad de México.

1 comment to Hacen pasarela trajes del Ballet Folklórico de Amalia Hernández

  • alejandra peña diaz

    me gustaria ver las creaciones del maestro como diseñador
    estoy studiando diseño de modas tengo 52 años y tambien soy una enamorada de mi mexico le felicito.

Leave a Reply